El tribunal ratificó la medida de privativa de libertad para los siete imputados por el caso de la adolescente de 16 años.

El Tribunal Cuarto de Control en Materia de Violencia de Género del Área Metropolitana de Caracas ratificó la privativa de libertad contra los siete imputados por el femicidio de la adolescente Ángela Aguirre.

La decisión fue conocida pasada las 11:00 de la noche de este viernes, 19 de julio, cuando finalmente se dio la audiencia preliminar, interrumpida el día jueves por el retardo en el traslado de las dos imputadas, Dayana Nicieza y Joselyn Bermúdez, quienes permanecerán recluidas en el Instituto Nacional de Orientación Femenina (INOF), en el estado Miranda, luego que -tras radicarse la causa en Caracas- la defensa de Aguirre solicitara su reclusión en la zona.

En el caso de José Alberto Cedeño, José Zorrilla, Glauber Zorrilla, Orlando Salazar y Wilmer Díaz, continuarán encarcelados en la cárcel El Rodeo II.

Los imputados estaban recluidos en los calabozos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), en Ciudad Guayana, incluida las dos mujeres, cuya orden de reclusión era el Centro de Coordinación Policial Vizcaíno, en San Félix.

José Cedeño fue imputado por los delitos de femicidio agravado y suministro de sustancia nociva, mientras que el resto fue acusado como cómplices necesarios del delito de femicidio agravado, suministro de sustancia nociva y omisión al socorro.

Ángela Aguirre, de 16 años, desapareció el 23 de marzo tras asistir a una fiesta en la isla La Terecaya, en el río Caroní, junto con las siete personas hoy privadas de libertad.

El cuerpo de la joven apareció el 26 de marzo cerca de un balneario en Puerto Ordaz. La autopsia reveló que la muerte fue por asfixia mecánica por inmersión, pero además, la víctima presentó lesiones en partes íntimas y hematomas en varias zonas del cuerpo.

Días después, antes de la audiencia de presentación, que fue diferida cuatro veces, se filtró un audio atribuido a Ángela Aguirre, quien entre llanto acusaba a José Cedeño, uno de los imputados, de haberla violado.

Familiares de los imputados han declarado que lo ocurrido con la joven fue una muerte accidental, al tiempo que han responsabilizado a los padres por haber permitido que su hija asistiera esa noche al Club Ítalo, donde celebraría el cumpleaños de su amigo José, aunque la familia de este afirma que eran novios.

“En este caso tiene las manos metidas el gobernador del estado Bolívar (Justo Noguera Pietri), y por eso es que el caso ha llegado hasta donde ha llegado. Eso es todo lo que le puedo decir”, declaró Yohana Rodríguez, madre de José Alberto Cedeño, al medio Punto de Corte.

Al mismo medio, Rosmary Díaz, hermana de Wilmer Díaz, manifestó: “Dónde está el papá y la mamá cuando llevaron a una menor de edad, supuestamente ellos, sin saber quiénes son (…) La niña tiene imágenes que están por las redes sociales, eran novia de José Alberto Cedeño (…) La misma mamá de la chica decía que se le perdía tres días, dígame qué mamá es responsable (…) Meto mis manos en la candela que ninguno de los siete tuvo que ver con ningún homicidio, porque son personas sanas, trabajadores, estudiantes”.