Opinión
Rafael Marrón González

Rafael Marrón González

Coteja los errores de la historia nacional con lo que considera los descalabros de hoy en día en Venezolanidad.

La primera corona de laureles de la campaña libertadora de Sur, la pone sobre la sienes de Bolívar, Antonio José de Sucre con su victoria de Pichincha el viernes 24 de mayo de 1822. Y a las diez de la mañana del Domingo 16 de Junio, Bolívar hace su entrada triunfal en Quito, entre repiques de campanas y el alborozo general, montado en soberbio caballo blanco, seguido de su oficialidad y 600 jinetes.

“Los totalitarismos, de izquierda o derecha, clericales o seglares, se caracterizan por ser enemigos declarados de la Universidad porque alberga el germen de la libertad, que imposibilita la aceptación de la esclavitud que los dogmas e ideologías imponen por el miedo o el soborno tan redituables en la ignorancia”, afirma Rafael Marrón González.

 |  Lunes, 07 Mayo 2018 00:00

En el altar de los héroes los pedestales tienen grados. Salvo uno que otro soldado de fortuna que obtuvo privilegios históricos, los más solo son datos estadísticos. 300 mil muertos no caben en ningún panteón.

Con la agudeza que lo caracteriza, Marrón González plantea varias hipótesis acerca del significado de la candidatura de Henri Falcón en el panorama político del país

Como hemos analizado en estas cuatro entregas de “Bolívar en diez mandamientos”, llamar bolivariano a este ensayo social prepolítico chavista es un insulto a la memoria del libertador de cinco naciones y uno de los fundadores del mundo moderno, como se le declaró en Ginebra en 1918, hace este año un siglo.

“Bolívar ha perdido afectos, y muchos, demasiados tal vez, confunden ya bolivarianismo con socialismo, de lo que se encargó Fidel Castro en promocionar: ‘lo que ustedes llaman bolivarianismo, nosotros lo llamamos socialismo”, recuerda Rafael Marrón González.

En su segunda entrega sobre el pensamiento bolivariano, Marrón González desmitifica el utilitarismo del “gobierno que produzca la mayor suma de felicidad posible”, rescata la necesaria honradez que debe acompañar al hombre de luces como modelador de opinión pública y la impunidad como acto que reproduce la conducta delictual.

Los legisladores de 1999 decidieron por unanimidad, sin el menor sentido crítico, adjetivar como “bolivariana” a la República de Venezuela, sin tomarse la menor molestia en discernir sobre las contradicciones entre el pensamiento bolivariano y el proyecto político en ciernes, afirma Rafael Marrón González.

Desde conocedor del campo hasta invencible en batalla. Desde dador de fortaleza hasta generador de riqueza, el componente mágico religioso ha rodeado la figura de Bolívar desde su muerte. Comprender este proceso, apunta el profesor Marrón González, es fundamental para entender el uso de la simbología de Bolívar como instrumento de dominación del chavismo.

 |  Lunes, 26 Febrero 2018 00:00
Etiquetado como

A El Libertador hay que entenderlo en su contexto; con sus luces y sus sombras, su pensamiento no es un dogma; hay ideas vigentes y otras que son opuestas a la dignidad civilista, expone el historiador Rafael Marrón González.



Página 1 de 26

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...