La UCAB Guayana fue el punto de encuentro de decenas de periodistas este jueves, específicamente en la misa que sirvió de aliento a los comunicadores para seguir trabajando, pese al “mal” que se concreta en la censura, las presiones y la desaparición de medios, destacó el obispo de Ciudad Guayana,

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana, monseñor Helizandro Terán, animó a los profesionales de la comunicación en el Día del Periodista a trabajar con coherencia y en la construcción de valores, pese a las amenazas, la censura y la creciente desaparición de medios.

“No se dejen aplastar por el mal, no dejen que la desilusión apague la llama viva de esperanza que puede reinar en la pluma y la voz de cada uno de ustedes”, expresó durante la misa que ofició este jueves en el auditorio Constanza Verolini de la Universidad Católica Andrés Bello, Campus Guayana (UCAB), en compañía del sacerdote jesuita y vicerrector de la casa de estudios, Arturo Peraza y el padre José Gregorio Salazar, párroco de la iglesia Nuestra Señora de Coromoto.

En la misa, que contó con la presencia de autoridades de la UCAB Guayana y el Colegio Nacional de Periodistas como parte de las actividades aniversarias de la Escuela de Comunicación Social, Terán invitó a los comunicadores a leer los capítulos 5, 6 y 7 del evangelio de San Mateo, que catalogó como “iluminadores”.

“Después de leerlos y meditarlos un poco, sobre lo que Jesús nos dice, cómo debe ser nuestra vida y del entorno en el que estamos, analicemos la realidad y nuestra vida como profesionales porque en el evangelio la gente se queda admirada por Jesús y fíjense cómo termina: Jesús terminó de hablar y la gente quedó asombrada de su doctrina pues les enseñaba como quien tiene autoridad como nadie les había hablado. ¿Dónde reside la autoridad de Jesús? En la coherencia perfecta que tiene Jesús entre lo que dice y lo que hace, entre lo que predica y hace con sus manos, entre lo que denuncia y lo que propone, entre lo que desenmascara y lo que deja ver como lo auténtico de Dios para nosotros”.

Sostuvo que esa autoridad debe ser la que oriente a los periodistas, una autoridad que nazca de la coherencia y de los valores en la búsqueda de la verdad. “En Venezuela debemos hacer un esfuerzo permanente por el culto a la verdad y la justicia”, reiteró, recordando las palabras bíblicas: “Yo soy la verdad y la verdad os hará libres”.

Exhortó a los periodistas a ser buscadores, generadores y constructores de la verdad, pese a los riesgos y “aun cuando en determinados momentos yo he visto y pensado que esta vocación del periodista se puede convertir a la larga en una vocación martirial, pero allí está el esfuerzo, la convicción y la mística que va generando autoridad”, manifestó.

En medio del dilema entre “celebrar” o “conmemorar” la fecha, Terán invitó a “celebrar” el Día del Periodista por la certeza de que “el reino de Dios es el parámetro de la verdad y la justicia, porque hay un paradigma que nadie les puede arrebatar que es el amor por informar desde una verdad que tiene que ser sabida, conocida y conmemoramos, lamentablemente, un Día del Periodista con situaciones marcadas por la censura, desaparición de medios, presión institucional”.

Finalmente, animó a los periodistas y a las nuevas generaciones en formación a ser apóstoles de la verdad y constructores de valores, entre los que mencionó la fraternidad y la reconciliación; “los líderes políticos pueden pasar pero quedan tantos hombres y mujeres con los que tenemos que reconstruir lo que se ha destruido y llegará un momento en que nadie sobre sino que todos seamos necesarios para levantar lo que se ha derrumbado”.