Así se expresó el nadador guayanés Luis Ángel Ramírez reciente ganador de una reunión centroamericana y del caribe realizada en Barbados.

Ciudad Guayana.- Corta edad, futuro enorme, presente alentador. Resumen que colocan a joven tritón guayanés como un posible integrante del seleccionado nacional de mayores a la cita olímpica de Tokio-2020, aún, cuando parte del ciclo olímpico no lo cumplirá, ya que estará ausente en los Panam-2019 de Lima que se inician esta semana.

Él es Luis Ángel Ramírez, quién podría decirse que nació en una piscina, ya que apenas a los dos añitos de edad ya estaba en el agua bajo la mirada formadora de la Academia Esther Capriles de Los Olivos, hoy cerrada por no poder mantenerse ante la difícil situación del país.

Lleva apenas un año fuera de su entorno familiar, ya que estudia Psicología en la Universidad Católica de Puerto Rico y ante la ausencia de presupuesto del Ministerio del Deporte, en especial para los atletas en desarrollo, Luis Ángel cuenta con la fortuna de contar con el apoyo de su principal sponsor, la Corporación IMGC, que tras el logro del nadador, concertó una rueda de prensa para dar a conocer los alcances del guayanés que representa los colores de nuestro tricolor en la llamada “isla del encanto”.

“Muy agradecido de estar nuevo en mi Puerto Ordaz, con mi familia y amigos y todo ello, gracias al señor José Castillo, presidente de la Corporación IMGC y todo su equipo de trabajo que han preparado este encuentro con los medios de comunicación”, fueron las primera palabras del nadador guayacitano.

Su estilo preferido es el pecho, donde compite en las distancia de los 50, 100 y 200 metros, respectivamente y en donde recientemente se colgó la dorada en la distancia de los 100 metros.

Todo su crecimiento dentro de una alberca guayanesa se llevó a cabo bajo la atenta mirada de su entrenador Felipe Salazar, que tras sus inicios en la Capriles pasó al CIMOS y posteriormente al Ítalo, para recorrer y crecer en las diferentes categorías para conformar las selecciones estadales y nacionales.

 

El camino Olímpico

El compartir estudios universitarios en Puerto Rico y tras un breve receso por el fallecimiento de su entrenador Felipe Salazar, salió por un momento de la órbita competitiva y que además tiene por delante a un tal Carlos Claverí quién lleva varios años al frente de la modalidad de pecho.

No estará en Lima-2019, pero para él, el sueño y la ilusión no terminan ahí y por el contrario, buscará poder ingresar en un corto plazo, gracias sus tiempos, en el seleccionado nacional para Tokio-2020. Hay tiempo.

En menos de dos semanas, Luis Ángel estará de vuelta a Puerto Rico, continuará con su rutina, de estudiar y entrenar, pero ya con otros objetivos cómo será la de llegar a los Olímpicos de la mano de la Corporación IMGC.